1941-1945 Escenarios de horror y exterminio
Niños en el campo de exterminio de Auschwitz.
Campos de concentración
y exterminio

Los campos de concentración funcionaron como prisiones, establecimientos para trabajo forzado y lugares de muerte. Existieron más de 900 campos a lo largo de toda la Europa ocupada por los nazis. A mediados de 1942, tras la Conferencia de Wannsee, en Polonia había 6 campos de exterminio especialmente equipados para el asesinato masivo de judíos y otras víctimas. Funcionaban como fábricas de muerte y las personas eran asesinadas de a centenares en cámaras de gas. Esos campos de exterminio fueron Auschwitz-Birkenau, Belzec, Chelmno, Majdanek, Sobibor y Treblinka.

Testimonios para comprender la vida y la muerte en los campos de exterminio:

El tatuaje
“Entonces nos dieron un nombre, el cual llevaremos durante toda nuestra vida, grabado en el brazo izquierdo.”
Primo Levi
La selección

“Todos estamos confundidos... Fijé mi vista mecánicamente en un cartel que decía Arbeit macht frei (El trabajo libera). Se ve un alambrado, pero diferente del gueto. Sentí un gran temor, porque nos están separando de nuestros padres y hermanos. El soldado S.S. manda ponernos en filas de a cinco. No sabemos el significado.
-¡A la derecha! ¡A la izquierda!, grita el nazi, insulta y amenaza. (...) Ya me toca a mí.
-¡A la derecha! Grita el nazi. Tiemblo por mamá. ¿Qué crimen cometimos para que nos traten así? ¿Cómo describir las dramáticas separaciones de seres queridos? Le toca a mamá.
-¡A la derecha!”

Ana Vinocur, Sin título. Testimonio de una sobreviviente del Holocausto judío

“Entonces por primera vez nos damos cuenta de que nuestra lengua no tiene palabras para expresar esta ofensa, la destrucción de un hombre. (...) Más bajo no puede llegarse. (...) No tenemos nada nuestro: nos han quitado las ropas, los zapatos, hasta los cabellos; (...) Nos quitarán hasta el nombre y si queremos conservarlo, deberemos encontrar en nosotros la fuerza de obrar de tal manera que, detrás del nombre, algo nuestro, algo de lo que hemos sido, permanezca.”

Primo Levi, Si esto es un hombre

“Todos nosotros habíamos creído alguna vez que éramos 'alguien' o al menos lo habíamos imaginado. Pero ahora nos trataban como si no fuéramos nadie, como si no existiéramos.”

Viktor E. Frankl, El hombre en busca de sentido
Crematorio en el campo de exterminio de Majdanek.
La pesadilla
“Nunca olvidaré cómo una noche me despertaron los gemidos de un prisionero que se revolcaba en su sueño, evidentemente presa de una terrible pesadilla (...) Quise despertar al pobre hombre. Pero de pronto, retiré la mano con la que iba a sacudirlo (...) En ese momento me torné intensamente consciente del hecho de que ningún sueño, por terrible que fuera, podría ser tan malo como la realidad del campo que nos rodeaba y al que iba a hacerlo retornar.”

Viktor E. Frankl, El hombre en busca de sentido
Prisioneros del campo de concentración de Ebensee.
El hambre

La sopa era, junto con un trozo de pan negro, el alimento de la jornada.
“(...) tocar después con cariño un trozo de pan en el bolsillo, tomándolo primero con los dedos helados, sin guantes, partiendo después una migaja, llevársela a la boca para, finalmente, con un último esfuerzo de voluntad, guardársela otra vez en el bolsillo, prometiéndose a uno mismo aquella mañana que lo conservaría hasta mediodía.”

Viktor E. Frankl, El hombre en busca de sentido
“A quien le ha sido usurpado todo en un instante, también su identidad le es arrebatada con facilidad...”
Primo Levi

EL TRABAJO ESCLAVO
Como el esfuerzo de guerra demandaba creciente mano de obra barata, abundante y sustituible, los campos proveían a diferentes firmas una determinada cantidad de detenidos aptos para trabajar. Eran prisioneros brutalmente reducidos a la esclavitud.

LA SOLIDARIDAD
“Los que estuvimos en campos de concentración recordamos a los hombres que iban de barracón en barracón consolando a los demás, dándoles el último trozo de pan que les quedaba (...) al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias, para decidir su propio camino.”

Viktor E. Frankl, El hombre en busca de sentido
  Anterior  |  Siguiente

       Volver a Escenarios de horror y exterminio